Sin categoría

A la sombra de un cactus

Hay quien se toma un tiempo de desconexión de redes sociales, quien se va de vacaciones a un retiro espiritual, y quien dice tomarse un tiempo para relajarse en una isla tropical a la sombra de un cocotero.

Pues bien, después de un tiempo sin escribir en mi blog, mi razón no ha sido ninguna de ellas, sino que “he estado a la sombra de un cactus”.

Quienes me seguís de cerca en redes sociales sabréis por qué lo digo, y si todavía no te has enterado te invito a que visites la web de mi reto empresarial Aula FORSER para encontrar más pistas, pero por si aun así no encuentras la respuesta puedo contarte que adquiriendo una actitud marinera de soltar amarras, de navegar nuevos mares, de enfrentar marejadillas y también visitar playas preciosas con bosques frondosos y áridos desiertos, descubrí que realmente soy un Cactus. Y no solo eso, sino que busco rodearme de buenos cactus, y también me encanta ayudar a crecer y a desarrollarse a otros cactus diferentes.

«Soy un cactus»

Llegados a este punto, no te asustes, no me he vuelto loca… ¡o sí! ¡¿quien sabe?!

Si aún sigues sin entender bien de que va todo esto… ¡tranquilidad! Poco a poco, en mis próximos post lo irás descubriendo.

Gracias por seguir ahí, a pesar del desierto de los últimos meses. Espero que me sigas acompañando, porque lo que viene… ¡¡te gustará!!

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar