Pedagogía - Formación

Programas de Formación y Empleo

La formación es una gran herramienta a utilizar como elemento de desarrollo profesional y personal. Y si nos centramos en la formación profesional para el empleo, esta se convierte en una pieza clave para potenciar la productividad y competitividad de las empresas así como favorecer la adaptabilidad y/o mejora de la empleabilidad de los trabajadores.

Por ello no dejan de desarrollarse políticas de formación y empleo que apoyan distintos programas, cada uno con características diferentes, y que cubren las necesidades de formación y adquisición de competencias de distintos destinatarios.

En su mayoría estos programas, facilitan la formación en entornos laborales, a colectivos que por su casuística particular no se han integrado en otros programas “convencionales” de formación: parados de larga duración, jóvenes sin cualificación, colectivos vulnerables…

El objetivo es que estas personas adquieran una cualificación, se desarrollen personal y socialmente y para ello se les ofrece una atención integral desde su participación en la formación y adquisición de competencias clave, hasta su participación en experiencias prácticas laborales o el apoyo a su inserción laboral.

La “madre” de estos programas, son las Escuelas Taller, que surgieron de la mano de Peridis en los años 80, pero en la actualidad hay diferentes programas que desarrollan administraciones públicas, privadas y empresas, y que están financiados con subvenciones que se otorgan en régimen de concurrencia competitiva.

Es decir, la gestión suele llevarla entidades locales y sin ánimo de lucro, aunque se “prioriza” o puntúa positivamente el establecimiento de alianzas con empresas u otras entidades que potencian el trabajo colaborativo para prácticas y/o futuros contratos.

Estos programas cuentan con equipos técnicos que durante todo el proceso acompañan a las personas beneficiarias ofreciéndoles una atención integral y continua.

Como profesional de programas de formación y empleo he acompañado en el proceso a  decenas de personas para mejorar su empleabilidad y trabajar con ellos desde diferentes áreas y perspectivas:

-Personal

-Profesional

-Orientado a la inserción

En general, estos programas de formación–empleo, se dividen en diferentes fases cada uno tiene su estructura particular pero globalmente son:

-Acogida: en esta fase inicial se realizan funciones de acogimiento y motivación, a través de sesiones individuales y de grupo. Se trabaja sobre el autoconomiento y el desarrollo de competencias clave.

-Intermedia: se combina la formación y aprendizaje sobre el entorno laboral con el seguimiento personal individualizado y el trabajo en las herramientas de búsqueda activa de empleo (curriculum, redes sociales…)

-Final: se prepara para la búsqueda activa de empleo. Se trabaja el acompañamiento a empresas, la intermediación laboral… se potencia la inserción.

 

Imagen: @GalyaGarcía Participante de la II Lanzadera Gijón Telefónica que gestioné como técnica

Escribe un comentario

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar