Sin categoría

Trabajadora por cuenta ajena- Autónoma- Funcionaria

Se cumple un mes de mi vinculación a la administración pública como funcionaria interina, y aunque se trate de un trabajo eventual, puedo decir que ya he vivido experiencias profesionales como autónoma, funcionaria interina y trabajadora por cuenta ajena.

Cada una de estas experiencias ha sido diferente, y podría enumerar pros y contras, anécdotas y experiencias, pero lo que sí que quiero compartir es que de cada experiencia me he llevado muchos aprendizajes a nivel emocional, laboral y social, que me han ayudado a seguir construyendo la profesional y persona que hoy soy.

Profesional autónomo                    

Se suele utilizar los conceptos de autónomo, emprendedor o empresario de forma indistinta para representar la modalidad laboral que no tiene que ver con el trabajo por cuenta ajena y el funcionariado. Para entenderlo mejor haremos una diferenciación a través del siguiente esquema:

En los últimos años se le está dando mucho “bombo” al espíritu emprendedor, e incluso se trabaja con los jóvenes en los centros educativos. Está claro, tras entender la diferencia entre autónomo, emprendedor y empresario, que la educación en cultura emprendedora siempre será positiva por todos los valores y actitudes que puede suponer para el desarrollo profesional del trabajador, pero también tenemos que tener los pies en la tierra y no entender que los emprendedores y el auto empleo serán la “barita mágica” que solucione todos los problemas del mercado laboral.

Sí que es cierto, que existen corrientes que indican que en el futuro próximo, el mercado laboral demandará más los servicios profesionales de personas en concreto, que los ofrecidos por grandes empresas. Todo ello es debido a la necesidad inmediatez y la cobertura de servicios concretos y específicos.

Pero no todo el mundo está preparado para afrontar la responsabilidad del auto empleo. Para ello debe tenerse una gran capacidad de organización y disciplina en el desempeño del trabajo. Al mismo tiempo, en el auto empleo es necesario tener la capacidad de aprendizaje continuo y adaptación al cambio. Habrá muchas cuestiones de diferentes ámbitos que una persona que comience un negocio no sabrá hacer, y deberá superar los retos que se le vayan presentando.

Todo esto supondrá también para la persona la satisfacción de ver los resultados ante el esfuerzo realizado y desarrollar habilidades como la imaginación, creatividad… al mismo tiempo de sentir la libertad que supone “ser tu propio jefe”.

 

Por cuenta ajena

El trabajo por cuenta ajena, o como empleado, es el trabajo que entendemos tradicionalmente en el que un profesional desarrolla sus tareas y obtiene un salario por ello través de una relación contractual con un empresario.

Lo positivo de esta situación laboral es la “seguridad laboral” (aunque con las políticas de empleo que tenemos en la actualidad… “da un poco de risa” hablar de seguridad) y también económica (ídem). Por ello, considero que lo positivo de este trabajo es la “despreocupación” que supone para el trabajador nada mas finalizar su jornada laboral, por la liberación de responsabilidades que tiene. Aunque, también tendrá que adaptarse a la jornada laboral correspondiente, y por tanto no cuenta con la flexibilidad y libertad de organización de horarios, pues esto (normalmente) viene determinado desde la empresa y estarán subordinados a uno o varios jefes a los que deberán rendir cuentas.

 

Funcionariado interino

El trabajo de funcionariado en la Administración Pública es, para muchas personas, el trabajo ideal. Pero en muchos casos trabajar como funcionario no supone tener un trabajo para toda la vida.

En España, podemos encontrarnos con diferentes tipos de funcionarios:

-De carrera: se accede mediante oposición, concurso o concurso-oposición, tras una convocatoria pública en el correspondiente boletín oficial, para optar a un puesto concreto y fijo. Sus condiciones de trabajo se rigen por el derecho administrativo, no el laboral. El inconveniente es que este proceso es lento, complejo… y supone un proceso de preparación duro y arduo.

-Interino: comparten características con los funcionarios de carrera en cuanto a funciones y condiciones de trabajo, sin embargo su contrato es de carácter temporal para con la administración pública. Se les contrata para:

* Sustituir a funcionarios de carrera

* Cubrir una plaza nueva temporal hasta que sea ocupada por un funcionario de carrera

* Realizar tareas/programas estrictamente temporales

-Personal laboral: son profesionales que cubren algunos puestos de la administración pública pero que son empleados que se rigen por el Estatuto de los Trabajadores, como en el sector de la empresa privada. Pueden ser fijos, indefinidos o temporales… la diferencia entre ellos y los funcionarios es que no pueden “dar fe” de la autenticidad de documentos, aunque su experiencia laboral como tal les permitirá acumular puntos de cara a opositar/concursar por una nueva plaza.

-Personal eventual: ocupan puestos de confianza o asesoramiento. La diferencia con los funcionarios y el personal laboral es que en este caso su experiencia laboral no les permite acumular puntos de cara a opositar/concursar por una nueva plaza.

Lo mejor del trabajo como funcionario es la seguridad de cobrar tu nómina a final de mes, la cobertura de derechos particulares tipo: libre disposición, retrasos por conciliación, moscosos… que en la empresa privada no se ofrecen de igual forma. Y lo peor, quizás sea el ritmo de trabajo lento debido a la burocracia interna que hay seguir por esa estructura jerárquica rígida. Por ejemplo: para tener un programa informático en el ordenador de trabajo, debes informar al superior correspondiente, que a su vez informa al responsable informático, que luego envía a un técnico para que coja un vehículo oficial y venga a tu puesto de trabajo e introduzca la clave de administrador para poder descargar ese programa al escritorio de tu ordenador. Entre uno y otro pueden pasar varias horas o incluso varias jornadas de trabajo, y se han involucrado a 4 personas, mientras que es un trabajo que yo misma podría haber desarrollado en 10 minutos.

Por otro lado, otro de los inconvenientes que veo al funcionariado interino es que un funcionario interino, no puede desarrollar otro tipo de actividad durante su vinculación a la administración, cosa que para profesionales de la formación y docencia no veo positivo. Esto se regula con la Ley 4/1995 de 6 e abril, de incompatibilidades, actividades y bienes de los altos cargos del Principado de Asturias y el Decreto 11/1985, de 7 de febrero, de aplicación de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, se recoge que el personal de servicio de las Administraciones Públicas sólo pueden desarrollar un solo puesto de trabajo, aunque haya algunas excepciones que deberán ser solicitadas previamente, y siempre y cuando no menoscaben el estricto cumplimiento de los deberes o comprometan la imparcialidad o independencia o estén directamente relacionadas con las que desarrolle el departamento, organismo o entidad en la que estuviera destinado el funcionario.

Escribe un comentario

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar