Educación Emocional

Respeto…

Considero que el respeto, al igual que ocurre con la confianza, es algo que las personas debemos ganarnos, y trabajárnoslo con nuestras acciones y con el tiempo.

No creo, ni me inspiran confianza, las personas con tendencia a globalizar opiniones, a generalizar  y meter en “sacos comunes” a otras personas (e incluso entidades) sólo por el hecho de que hayan podido tener una experiencia poco positiva al respecto.

No creo, ni me inspiran confianza, las personas que no tiene la capacidad de ofrecer oportunidades, de acoger, de compartir, de intercambiar.

Me duele cruzarme con enjuiciadores que, por miedo a quedarse en la sombra, pretenden imponer su “gris cana”, que da puntos en baremaciones pero resta en ciertos desempeños.

Me cabrea que me encasillen de millenial sin aptitudes. Que se vincule la juventud a la falta de experiencia o seriedad. Que me expliquen las cosas como a una niña de primaria.

No me gustan los que afirma con su discurso, estar en posesión de la verdad absoluta. Los que se niegan a dejar paso. Los que manipulan o engañan. Los que se apropian de las ideas de otros con el fin de destacar, de “no bajarse de la rueda”.

No veo bien la justificación de todo por la “ineficacia” de los sistemas. La lucha absurda y recriminación entre público y privado.

No creo que sea ético y moral, tapar bocas a base de autoritarismo y de la incapacidad de delegar tareas, de discursos repletos de quejas absurdas y de falsas apariencias de agotamiento.

Respeto a quien juzga hechos concretos, a quien abre sus puertas, tiende manos y comparte herramientas.

Respeto a quien da oportunidades a lo nuevo, a lo fresco. A quien está abierto a aprendizajes.

Respeto a quien pone perspectiva,  a quien comparte su visión y tiene la capacidad de cambiar de opinión. Porque no hay nada malo en ello.

Respecto a quien entiende lo blanco y lo negro, y admite una gran tonalidad de grises.

Respeto a quien deja el paso.

Respeto a quien vive sin estar con la espada en alto. Sin ofender ni recriminar.

Respeto a quien no presume de lo que tiene, y se muestra como lo que es.

Respecto los discursos transparentes, sin tapujos pero con dulzura. Sin acritud y constructivos.

Respeto a las personas que no han olvidado SER PERSONAS.

 

 

 

Escribe un comentario

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar