Educación Emocional

Tejas que cubrirán algún tejado

Algún día protegieron del agua, de las heladas nocturnas, del sol abrasador de verano. Dieron cobijo a animales, a personas. Ayudaron a construir hogar. A resguardar, a proteger.\r\n\r\nY ahora, ahí están. Que están, pero no están. Pasan desapercibidas. Alguien decidió dejarlas ahí, no se sabe por qué… ¡pero ahí están! Y ahí siguen con el paso de los días.\r\n\r\nQuizás se haya debido a la aparición de un panel de poliéster o de una placa solar. Pero ya no están ocupando el lugar que ocupaban.\r\n\r\nY estar, están. Porque se encuentran. Pero no en el mismo sitio.\r\n\r\nEstán rompiéndose, entre juegos de niños. Pero están. Resistiendo entre sus compañeras. Escondiéndose tras la maleza. Pero están. Apoyándose o sujetando algún muro. Pero están. Acusando la dureza del suelo y sin disfrutar las maravillosas vistas del cielo desde el tejado. Pero están.\r\n\r\n \r\n\r\nDisfrutando del agua, pero de otra manera. Ahora la acumulan, no les resbala tanto como cuando estaban arriba. Aunque no les importa, porque con el tiempo ese agua acabará evaporándose. O quizás venga alguien a sacarles ese “peso de encima”.\r\n\r\nA veces somos un poco tejas, y nos “dejamos” en el suelo, olvidándonos de lo que fuimos e hicimos. De lo que somos. Porque da igual donde estemos, arriba o abajo. Si tenemos claro lo que somos, quienes somos, podremos reconocer cuánto podemos hacer y ponernos nuestras metas, en vez de límites.\r\n\r\nPorque las tejas están, o suelen estar, en los tejados, pero también en otros lugares y no por eso dejan de ser tejas.\r\n\r\nTejas, que seguro volverán a cubrir algún tejado.

Escribe un comentario

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar