Empresa, Pedagogía

Yo Pedagoga, y en empresa.

Antes de poner el primer pie en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Oviedo, ya descubrí lo difícil que iba ser que algunas personas entendieran cuál sería mi profesión.

Vecina: “¿Qué tal Mayte? Empieza a la universidad, ¿no? ¿Qué va a estudiar?

Mamá: “Si. Está muy contenta. Va a empezar pedagogía.”

Vecina:”¡Anda! Que bien, así podremos “hacernos los pies” al lado de casa!

Mamá: “No, no, podología no. Pedagogía, pedagogía!”

Quizás en parte la culpa la tengamos los/as pedagogos/as, porque a veces después de explicar qué es lo que haces en tu día a día,  sientes como que la persona que tienes en frente te mira de forma intensa, aunque sea sólo una fracción de segundo, en la que parece que su voz interior le está susurrando:

“Pobre, ¡menudo lio de vida! Pero… ¿qué dijo que era? ¿logopeda?”

En fin, que nadie dijo que mi profesión (y la explicación de la misma) fuese fácil,  por mucho que en la facultad haya tenido que hacer cientos de trabajos, lo cual mis amigos/as siempre vieron como un “chollo” (no voy ahora a entrar ahora ni en Piaget ni en Vygostki, para explicarles aquello de las teorías del aprendizaje constructivo) pero las horas de trabajo invertidas en aquello… ¡sólo las se yo!

Lo cierto es que puedo decir que he sido afortunada. He elegido una profesión que cada día me gusta y me llena más. Creo que siempre tuve claro aquello de que me dedicase a lo que me dedicase, sería “algo para trabajar con y desde la persona”, y mi paso por la facultad supuso que ese sentimiento fuese “in crescendo”.

Cada asignatura y curso más arriba, iba construyendo mejor mi castillito. Entendí que había elegido una carrera que me iba a permitir elegir, y que podría desarrollar un perfil profesional singular, con características diferentes a las de otros profesionales, incluso a los que también se estaban formando como yo. Y fui consciente de que tendría que desarrollar un perfil versátil.

Siempre tuve mucha vinculación al ámbito asociativo, (lo cual creo que debería ser “obligatorio” para el desarrollo de muchos profesionales en determinados sectores, principalmente todos aquellos en los que trabajamos con personas) y ahí comencé a desarrollarme profesionalmente a través de un contrato laboral. Esta experiencia me dio “unas tablas”, desenvoltura, capacidad de optimización de recursos… ¡que no lo cambiaría por nada!

En el paso al mundo de la empresa, he tenido experiencias diferentes pero siempre vinculadas a la formación y a la pedagogía de uno u otro modo: redactando contenidos para manuales, desarrollando acciones formativas elearning, impartiendo cientos y cientos de horas de formación, gestionando equipos de trabajo, elaborando informes, desarrollando proyectos… Ahí fue cuando me di cuenta de la importancia de “aquellos trabajos” de la facultad y de todas las competencias transversales  y técnicas que adquirí con ellos.

fullsizerenderPero también fui consciente, de que estaba enfocada hacia el ámbito empresarial y el desarrollo de personas, y que el mercado laboral es dinámico, cambiante,¡al igual que las personas! Y con lo visto en la facultad no era suficiente. Cogí mis apuntes (aún los sigo conservando) y estaban llenos de teorías, rebusqué y rebusqué, y no encontraba nada del perfil del pedagogo en el ámbito empresarial. Y eso me dio que pensar… Pensé que realmente aquel perfil versátil que tanto me ilusionaba, me lo fui construyendo yo misma buscando la formación complementaria que consideraba que el mercado laboral iba demandando. Pensé, que la base de mi formación me la dio la facultad, obviamente, pero que para ser pedagoga en el ámbito empresarial la mayor parte de mis competencias las adquirí desarrollando mis trabajos, ampliando mi formación, ejerciendo como voluntaria, siendo autodidacta y también participando en las jornadas de empleo, los eventos de networking, los talleres, las charlas…

Fui consciente de que realmente, aunque ahora ya hay muchas líneas de trabajo en el perfil del pedagogo en el ámbito laboral (algo positivo de Bolonia…) las facultades de ciencias de la educación cuenta con muchos profesionales (por no decir casi todos) vinculados a la educación formal en centros educativos, y pocos profesionales de la profesión vinculados al ámbito de la empresa, o al menos esa es mi perspectiva.

Por ello hace unas semanas, me alegró mucho que me contactara un profesor de la Universidad de Málaga, Pablo J. Sánchez Morales, donde comentaba que está realizando un trabajo de investigación sobre los pedagogos/as que trabajamos o han trabajado en empresas. De este trabajo, pretenden obtener información sobre el acceso al puesto de trabajo del pedagogo y el tipo de vinculación laboral, los puestos y funciones desempeñadas…

Y a día de hoy, no puedo más que visibilizar mi perfil como pedagoga en el ámbito socio-laboral, pero también potenciar la orientación académica de los/as futuros/as colegas para que puedan desarrollar su carrera profesional dentro de este ámbito, con lo que conlleva la visibilización del pedagogo/a en la empresa, favorecer encuentros entre profesionales de nuestro sector y a portar mi granito de arena en este sentido, en la formación que imparto.

Porque la pedagogía “no sólo está en las aulas”. La pedagogía está en la participación social, en los hospitales, en las cárceles, en los centros de formación para el empleo, en los geriátricos,  en el turismo, en la animación, en los museos, en los montes… y en las empresas.

 

2 Comentarios

  • Voy a ponerlo en conocimiento de los/as futuros/as profesionales de la Pedagogía a través dle grupo interno que tenemos, confío en que tus palabras, tus reflexiones les lleguen a donde parece que yo no alcanzo a llegar. Gracias. Toca seguir en ello.

    Responder
    • Muchas gracias Marce!!
      Al final con el tiempo recogerán lo que vas sembrando seguro, como nos fuimos dando cuenta los que estuvimos en su lugar!!

      Ya sabes que desde FORSER y particularmente yo, estamos dispuestos a colaborar siempre con la facultad.
      Seguimos en contacto.
      Un abrazo entreguin!

      Responder

Escribe un comentario

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar