Educación Emocional

Lo que pasa antes de ocuparse

A lo largo del día son muchos los momentos que dedicamos a preocuparnos por alguna cosa, persona o circunstancia. Muchas veces nos sorprenderemos pensando en el futuro, en nuestra situación laboral, económica, familiar… Quizás esto sea así, porque estamos educados pensando en que si no nos preocupamos por algo, somos unas personas irresponsables, y que esa sensación de preocupación es la mejor forma para prevenir problemas futuros.\r\n\r\nCuando estamos preocupados por algo, generalmente nos acompañan pensamientos negativos que hacen que desarrollemos emociones negativas, y acabemos encerrados en una espiral de negatividad. Es entonces cuando nuestra cabeza comienza a anticiparse a las posibles situaciones que puedan ocurrir y nos genera angustia, estrés, ansiedad, apatía…\r\n\r\nRealmente, considero que la preocupación en sí no es mala, porque nos permite manteneros alerta. Pero puede convertirse en algo negativo cuando esta situación que nos preocupa, perdura en el tiempo y no “le ponemos solución”.\r\n\r\n7_PensandoLo ideal será aprender a ocuparnos en vez de a preocuparnos. Esto implica que tenemos que conocernos un poco más, aceptar que es lo que está ocurriendo y buscar una solución en la medida de lo posible.\r\n\r\nPre-ocuparte, es justamente eso… lo que ocurre antes de que te ocupes de una circunstancia. Pero, ¿cómo actúo si no puedo solucionar la situación? ¿Cómo me ocupo si a lo que me han enseñado es a preocuparme?\r\n\r\nRealmente si nos paramos a analizar cualquier situación que nos sea preocupante, puede ocurrir lo que decía el Dalai Lama en la película “Siete años en el Tibet”:\r\n

“Si el problema tiene solución… ¿Para qué preocuparse? \r\n Si el problema no tiene solución… ¿Para qué preocuparse?”

\r\nY es que, si el problema no tiene solución, realmente no se trata de una preocupación. En ese caso estaríamos hablando de una sensación de culpa, de una pena, algo que nos hace daño… y lo que debemos de hacer es aceptar la realidad y ser consciente de que no todo va a ser ideal en nuestra vida, y a veces hay que asumir las circunstancias “como vienen dadas”.\r\n\r\nSi por el contrario, parándonos a pensar creemos que la situación puede tener solución… ¡¡manos a la obra y a buscarla!! Habrá circunstancias que se resuelvan en menos tiempo y otras en las que tengamos que invertir más tiempo para resolverlas, pero al final… si te ocupas de la misma de forma adecuada, darás con la solución. Y en cuanto encuentres la solución, la preocupación desaparecerá.\r\n\r\nEn cierto modo, se trata de comenzar a cambiar hábitos. Deberíamos centrarnos más en disfrutar de cada momento, de cada situación. Vencer el miedo, porque nos hace perder la confianza en nosotros mismos y agranda la situación que nos preocupa.\r\n

\r\n

“La catástrofe que tanto te preocupa, a menudo resulta ser menos horrible en la realidad, de lo que fue en tu imaginación.”\r\nWayne W. Dyer

\r\n

Escribe un comentario

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más Información

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

Cerrar